Cata Maridaje In Galeria Ansorena

By  |  0 Comments

La destilería escocesa The Glenrothes presentó ayer en la madrileña Galería Ansorena su nueva añada de whisky Vintage 91. El disfrute de los aromas y los sabores de algunos de los mejores maltas del mundo centró la presentación, que contó con la presencia no sólo de José Arcones, Brand Ambassador de The Glenrothes, sino también con la del reconocido “nariz” Jimmy Boyd. Además, con su dilatada experiencia en el diseño de perfumes personalizados, Boyd ha creado una fragancia individualizada siguiendo la personalidad de los maltas The Glenrothes.



La identificación de los aromas y los sabores, parte fundamental de los excelentes maltas de The Glenrothes, fueron los protagonistas de la jornada. Boyd nos guió por el sugerente mundo de los aromas compartiendo sus conocimientos sobre el olfato y cómo utilizarlo, “jugamos” una divertida cata a ciegas de olores, anticipando lo que luego sería la cata de los whiskies. Aromas de vainilla, chocolates, maderas o naranja envolvieron a los asistentes en un mundo de recuerdos personales. Estuvo bien aunque se echaba en falta unos antifaces un poco mas exclusivos, acordes con el espacio y sobre todo a la altura del privilegio de catar el vintage del 72 del que solo quedan 6 botellas en todo el mundo.

Antes de pasar al maridaje, por casualidad visito la colección que no se somete a subasta de la galería Ansorena dirigida por Cristina Mato, encontré esta interesante pieza de Julio López Hernández titulada Luces Cruzadas, escultura de bronce que parecía dar paso al almuerzo.

En el descanso probamos unos canapés con aspecto un poco metálico que en la foto recuerda al “informalismo”,movimiento artístico donde lo importante es crear imágenes sin importar que sean formas reconocibles como el caso de este canapé.

Luego pasamos al maridaje de las diferentes añadas con los platos propuestos por el chef Julio Barbè.
El primero fue un marinado con el Select Reserve de berberechos, almejas y navajas al natural sobre cama gelèe de vermut acompañado de vinagreta de vainilla y naranja, muy bueno el marinado aunque la vinagreta tenía demasiada presencia del wisky.

Como segundo el marinado del Vintage 1991, langosta caramelizada con crema montada de “glenrothes” y frutos del bosque. Difícil combinación que quedó muy equilibrada.

El postre fue un marinado del Vintage 1987, cake especiado al muscovado borracho, con sopa de café y helado de regaliz.

Texto:G.L
Fotos: Atrovent

Deja un comentario

  • RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn
  • YouTube
A %d blogueros les gusta esto: